CANTANDO BAJO LA LLUVIA

Boca, bajo un diluvio, venció por tres tantos contra uno a Godoy Cruz y avanzó a los cuartos de final de la Copa de la Superliga. En la previa del encuentro los jugadores dieron la vuelta olímpica y le mostraron a la Bombonera la Supercopa Argentina ganada el último jueves en Mendoza.
Que siga la fiesta.

Era un partido casi irrelevante por la diferencia que había conseguido Boca en el partido de ida y por los suplentes que presentaba en cancha el Tomba, pero terminó siendo un partidazo producto del estado del campo de juego totalmente inundado por la intensa lluvia que cayó sobre la ciudad de Buenos Aires en las últimas horas.
Durante los próximos 45 el equipo de Gustavo Alfaro demostró categoría y eficacia. Ya en siete minutos ganaba con gol de Wanchope Abila y en los pies de Bebelo Reynoso y Carlos Tévez, el equipo construía fútbol. Hasta que llegó el diluvio y con el paráte por más de media hora. El campo de juego se volvió una pileta de natación y la pelota no se podía trasladar con normalidad. La lluvia cesó y el terreno de juego encontró alivio, pese a estar cubierto de charcos de agua.

Ya en el complemento y con la cancha muy pesada , la velocidad y el juego a un toque se volvió determinante para la fabricación de jugadas de peligro. En díez minutos, Pavón puso quinta a fondo en los últimos metros y habilitó a Wanchope, para que éste la empuje abajo del arco. Parecía que el 2-0 en favor de Boca mataba la serie; pero llegó el descuento del equipo Bodeguero y la Bombonera pasó por un instante de angustia que pareció eterno. La Sabandija Andrada fue el responsable de llevar tranquilidad a la Bombonera y respondió las cuatro veces que le llegaron luego del descuento.
Mauro Zárate, en 43 minutos luego de reemplazar a Tévez;, y en complicidad con el arquero Ramírez, convirtió de tiro libre y selló no sólo el triunfo, sino también la clasificación de Boca a la próxima fase donde espera por Vélez o Lanús.

El próximo jueves desde las 21.30 cierra su participación en el grupo G de la Copa Libertadores ante Atlético Paranaense en casa, con el objetivo de ganar para quedarse con el líderazgo del grupo y poder definir de loca en la llave de octavos en el mes de agosto, cuando se reanude el máximo certamen continental.

Federico Pérez Rivero