CASI ADENTRO

Boca igualó dos a dos con Deportes Tolima en Ibagué, jugando muy bien en ataque y muy mal en defensa durante el primer tiempo. El equipo de Gustavo Alfaro mereció haber ganado el partido, pero estuvo 2-0 abajo en 20 minutos del primer tiempo y antes de que termine la primera mitad ya había empatado el encuentro. Este empate le viene muy bien al equipo de la Ribera que está casi clasificado, para quedar afuera en la Bombonera ante Atlético Paranaense deben darse una serie de resultados tan increíbles que hasta parece es casi imposible que se dé ése panorama. No jugar los octavos de final sería un papelón histórico.
La primera etapa mostró a un Boca con mucho vértigo en ataque y una muy buena producción de juego de mitad de cancha para adelante, pero en defensa sufrió muchísimo. Ya en veinte segundos de juego Darío Benedetto tuvo un mano a mano muy claro, pero el arquero Montero le tapó con su pierna izquierda el gol. Dos minutos después el arquero colombiano le sacó un tiro libre con destino de gol a Mauro Zárate. La pelota y las chances eran de Boca, pero en doce minutos de juego Marcone le entregó un pase atrás a Lisandro López, que se enredó solo con la pelota y la perdió. Alex Castro marcó con el arco libre luego de una habilitación de Marcos Pérez. Boca a esa altura merecía estar ganando y estaba perdiendo de forma increíble. Cuando el reloj marcó los veinte el ex jugador de Gimnasia La Plata marcó de cabeza el segundo gol para el Pijáo ante una tibia respuesta de Estaban Andrada. Si el uno a cero era injusto, imagínense lo que era para Boca estar dos goles abajo. Más teniendo en cuenta que los colombianos llegaron a ponerse arriba en el marcador por errores propios del equipo argentino. Montero seguía sacando pelotas ante Zárate y Reynoso y el panorama en la tabla de posiciones del Grupo G se volvía impredecible para el Xeneize hasta que llegó el minuto de gracia. En 35 minutos Mauro Zárate, el mejor jugador del semestre que tiene Boca, tocó y fue a buscar una pared que construyó con el Pipa Benedetto y le rompió el arco a Montero. Ese pick & roll de Mauro fue un golpe de efecto en el orgullo de Boca que siguió yendo a buscar y minutos más tarde, tras otra gran jugada en ataque Nández fue derribado en el área y el claro penal Pipa lo cambió por gol. Cuatro goles en 45 minutos, giros en el resultado y un final lleno de emociones. El complemento parecía ser espectacular, pero no fue así.

El equipo mejoró en la última línea pero no fue lo agresivo en ataque que sí había sido en los primeros 45 minutos de juego. Tolima manejó la pelota pero recién inquietó al arco boquense en el último cuarto de hora de juego. De forma inexplicable Boca se metió demasiado atrás y el equipo colombiano se le abalanzó en ataque con muchos pelotazos y toques rápidos en el centro del campo. Esteban Andrada sostuvo el empate con tres atajadas notables que evitaron la derrota Xeneize. Gustavo Alfaro debe hacer mella en éstos movimientos exageradamente defensivos. Por meterse demasiado atrás en el pasado Boca perdió varios partidos y finales increíbles.
El próximo jueves 7 de mayo desde las 21.30 hs en la Bombonera, Boca definirá si gana o no el grupo G cuando reciba a un inestable Atlético Paranaense, que hoy cayó por 3-2 con Wilsterman en Bolivia. De ganar el grupo, se asegurará definir la llave de octavos de final en condición de local.
Fede Pérez Rivero
@FedePR12