Toma’ Pa’vón Bianchi

Boca en la vuelta soñada de Cristián venció por dos a cero a Banfield en la Bombonera y Gustavo Alfaro se convirtió en el técnico con mejor arranque en el siglo XXI de Boca; superando al inicio de ciclo del Virrey del año 2003.

El equipo no brilló, pero si fue contundente y sobrio. En 18 minutos de juego, Ramón Abila abrió el marcador y de ahí en más todo el estadio supo que al Falcon Sprint no se le iba a escapar el triunfo, sin importar el desgaste y buen pie que demostró tener el Taladro en los primeros instantes del partido.
Boca terminó de justificar la victoria con segundo tiempo plagado de buen traslado de pelota y mucha presión en tres cuartos de cancha. Ahí cuando Banfield intentaba constituir juego asociado.

A los 12 minutos de la etapa final; Kichan recibió una gran asistencia de Carlitos Tévez y ahí mostró destellos de aquel Pavón de principios de 2018. Hizo lo que quiso con el arquero de Banfield y su marcador y definió con categoría.
La cancha se vino abajo y se enfundió en un abrazo imaginario con el joven delantero, que tanta falta necesitaba de un reencuentro de este calibre con la Bombonera; y con él mismo también, con el que fue y con él que quiere volver a ser.

Con este nuevo triunfo, el Xeneize jugará la fase de grupos de la Copa Libertadores del próximo año. Pase lo que pase en la actual edición o en la Copa de la Superliga, que está por comenzar; nadie le quitará a Boca si lugar en la zona de grupos de la temporada 2020.
Precisamente por la Libertadores, pero de este 2019, este martes en Curitiba, Brasil, el Xeneize visitará al Atlético Paranaense; con el objetivo de estirar diferencias con sus rivales del grupo G y acrecentar el récord de Alfaro como el DT con mejor inicio en la historia del club.

Federico Pérez Rivero
@FedePR12