REYNOSO, CON R DE RESURGIMIENTO

La llegada Gustavo Alfaro, marcó un antes y un después en la carrera de Emanuel Reynoso en Boca. Porque hasta el arribo de lechuga, el ex Talleres había acumulado un puñado de minutos de juego en el ultimo semestre del 2018.

El volante que había llegado a principios de ese año desde Córdoba como una gran apuesta a cambio de 1,5 millones de dolares más el porcentaje de los pases de Komar, Cubas y Maciel a la T, en su primer semestre de adaptación alternó buenos partidos y rendimientos discretos, pero las urgencias coperas del club y de los mellizos, mas un plantel con muchos jugadores con características de buen pie (Gago, Pablo Pérez, Cardona, Tevez y Zárate) hicieron que el cordobés fuera perdiendo escalones en la consideración del cuerpo técnico y hasta a ser considerado como una moneda de cambio para la llegada de algún refuerzo al club.

“Me entrenaba al máximo para estar a las órdenes de Guillermo, después, él decidía, yo entrenaba para conseguir mi oportunidad”

Los Schelotto emigraron a Estados Unidos post derrota copera de Madrid, y detrás de ellos Cardona a Pachuca, Pablo Pérez a Independiente y Gago rescindió el vinculo con Boca. A pesar de que la intención del manager Burdisso fue la de incorporar un volante de creación en un complejo mercado de pases intermedio, Alfaro echó manos a los recursos que tenía en el plantel y en el primer entrenamiento del 7 de enero Reynoso volvió participar en el equipo titular.

Elegido varias veces como la figura de Boca en los últimos partidos, Unión, San Lorenzo, San Martín, el volante de 23 años no desaprovecha las oportunidades, su rendimiento va de menor a mayor y se consolida como una de las piezas fundamentales del Falcon Sprint.

“La idea es tratar de ayudar, no soy un jugador con buena marca pero sí se posicionarme bien. Ahí arranco la presión para ayudar a los volantes. Tengo que tratar de jugar cuando tengo la pelota y ayudar cuando no, lo voy a ir incorporando de a poco“.

“Me sentía cómodo de enganche o por derecha. Ahora estoy jugando por izquierda, me siento cómodo y estoy ayudando con la marca”.

Para el entrenador “Bebelo es esa clase de chicas menospreciadas, que a veces uno las deja en el costadito del baile y no llaman la atención… Pero cuando se para, es la mejor del baile. Él estaba en un rinconcito, era un talento que lo único que necesitaba era un espacio para pararse en el medio del escenario. Se paró ahí y está empezando a recoger todo lo bueno que tiene”.

Emanuel Reynoso, el que estaba olvidado y que cuando tuvo su oportunidad de renacer no la desaprovechó.

Gustavo Pereyra @gopereyra