BAILANDO POR UN SUEÑO

Boca no tuvo piedad con un apático San Lorenzo y lo goleó por tres tantos contra cero. El equipo fue un violín y en ningún momento el triunfo estuvo en peligro. Julio Buffarini fue la gran figura de la noche.

Habrá que ir a los libros de historia o a los programas de archivo para encontrar una actuación tan superior de Boca ante el Ciclón. Ya de por sí, la última victoria ante el cuervo en la Bombonera había sido por el Torneo Inicial 2012 y para encontrar un 3-0 con baile como el de hoy hay que remontarse al Apertura 2004

El Falcon Sprint atropelló al cuervo de entrada y se mantuvo en velocidad crucero durante gran parte del partido. Ya en 4 minutos Mauro Zárate le rompió el arco a Monetti. A partir de este momento y hasta los 35 minutos fue un monólogo auriazul. San Lorenzo tuvo dos aproximaciones, que bien pudieron haber cambiado el resultado, pero el palo y Andrada se lo negaron. De haber sido gol una de esas dos chances hubiera sido injusto. Boca debió haber llegado al vestuario con una ventaja superior a la obtenida.

En el segundo tiempo nada cambió. El Xeneize se aprovechó por completo del desconcierto azul grana y le dio un paseo por toda la Bombonera. El gol de Nandez, tras unas gran jugada colectiva, confirmaba y ratificaba lo hecho en cancha por uno y otro equipo. En 25 minutos del complemento Monetti le dio un golpe a Wanchope Abila y el árbitro Tello, a instancias del línea, expulsa al arquero visitante, pero falla en la sanción ya que la pelota estaba en juego y era penal para Boca. El árbitro sancionó obstrucción de Ramón y sólo juzgó la reacción del guardameta para expulsarlo del campo.

En cuarenta; Seba Villa finalizó otra excelente jugada colectiva con un remate fuerte al primer palo de Torrico y selló la victoria del equipo local. El baile, ahora era con goleada incluida.

A los 41 minutos Julio Buffarini, que ya estaba teniendo un muy buen partido; le dio un toque de distinción al juego de Boca con una rabona y desató la furia de todo San Lorenzo que estaba siendo humillado con toques y gambetas. El “oleee” de toda la cancha era estruendoso y comenzó el show de las patadas. Damián Pérez, Gerónimo Poblete y los ex Boca, Nicolás Blandi y Gonzalo Castellani no se bancaron el toqueteo y repartieron patadas como pizzas en sábado por la noche. Tello de flojo partido, sólo los amonestó a Buffarini.

Es, hasta el momento el mejor partido de la era Alfaro. Y déjenme decirles que fue el mejor partido en años de Boca. Al Falcón Sprint lo tunearon y hoy fue una Ferrari F50.

Tercero y con una ventaja considerable sobre Atlético Tucumán y River; Boca acaricia el pase a la Libertadores 2020. El próximo martes y por la actual edición, en la bombonera se volverá a respirar Copa. El equipo de Lechuga recibe al Tolima de Colombia por la segunda jornada del grupo G con la intención de empezar a construir la clasificación a la fase de los mata mata de agosto.

Federico Pérez Rivero
@FedePR12