NEGOCIO ALTIPLANO

Se sacó un punto en carretera tras presenciar una oda al flojo rendimiento en ambos equipos con bajísimo nivel generalizado. Al futbol se lo tragó vivo la altura de Cochabamba.
Anodino primer tiempo, Boca comenzó jugando con dos menos. Reynoso y Almendra errando pases, inventando disparos a la nada misma y ahogados en pocos minutos. Izquierdoz peligrando en los pases en zona defensiva, mas allá de que Andrada fue poco presionado por bajo, el terreno no ayudaba para inventar haciendo jugar a nuestro guardameta. Pésimo estado de la cancha, muchos inconvenientes para lograr balances, la voluntad de Tévez, Buffarini y Benedetto y un penal clarísimo a favor que nos fue negado, ahí el sencillo sumario.
Por parte del conjunto aviador, Pochi Chávez, ex Boca, manejaba los hilos de un intento de juego asociado, muy distante de aquel equipo que aprovechase la geografía para golear a riBer hace unos años. Serginho avanzando por derecha en duelo particular con Buffarini,Saucedo y Núñez complementando ante la poca intervención de Gaúcho que pivoteó más fuera del área que adentro, generaron más de 13 remates desviados, dos de ellos bastante cerca de vulnerar al xeneize.

Daba para cualquier cosa este partido, Mario Bascuñán, árbitro de hoy, fue el mismo silbante que estuvo en el “milagroso” 8-0 de Wilstermann en el mudomental. Otro dato de color? a los hinchas xeneizes les ordenaron a la fuerza bajar todos los trapos apenas inició el encuentro, cosa que generó alguna escamuza en las tribunas. Nuevamente nutrida asistencia de hinchas de Boca, tanto viajeros como locales.

Arrancando el complemento Boca trasladó inteligente y práctico por derecha, quedando Benedetto para reventar de derecha el arco rival, pasando muy muy cerca. Voluntad e inteligencia de Tévez para generar balón parado a favor y tomar incidencias adelante. Pero ante el primer descuido tuvimos un remate de Saucedo sin mucha resistencia, todo arrancó con un balón perdido por Reynoso que, en el mano a mano, parece de papel frente a sus rivales.

El trámite cambió y ambos equipos deslucen en defensa, ambos juegan muy largo y los espacios daban cabida para resultado abierto. No se leen tácticamente los contra ataques sino los descuidos. Alfaro veía que el rival mete cambios adelante y no advirtió poder modificar a Almendra que caminaba la cancha. Nández y Marcone ya acusaban cansancio mientrasl Más, López y Buffarini seguían haciendo un desgaste tremendo para contener.

Dejamos de tener la pelota y empezamos a padecer, cedimos un tiro libre tras una falta tonta de Más, campo abierto para el Pochi Chávez, centro pinchado que generó cabezazo, rebote, remate y salvada enorme de Andrada, todo a quemarropa, todo en un par de minutos. Gracias a nuestro arquero y a la impericia rival, seguíamos diciendo “menos mal que el cuchillo no corta”.. Tévez pasó a ser el primer cambio en Boca, entró Zárate para buscar socios con pierna fresca, luego saldría Almendra para el ingreso de Campuzano, reordenar el medio y contener. El partido pedía más criterio y pensamiento que vértigo.

Y así pasaron 14 minutos más de acciones timoratas hasta un remate franco del Pochi Chávez, de zurda, dejando a Andrada haciendo vista… Chávez que acá en Wilstermann es Maradona pues. …Luego despertó otro, Reynoso, que duró 82 minutos para hacerla bien en ofensiva, sacándose a dos por izquierda, trasladó franco al área, no disparó, centró atrás de modo desprolijo pero Nández logró sacar un durísimo remate que no entró por un desvío no advertido por el árbitro, cediendo saque de arco. En los diez finales se veía un ida y vuelta desordenado por parte de ambos equipos sin profundidad.
La última la tuvimos nosotros con un remate de Reynoso despejado por el arquero Giménez pegado al palo derecho.

Armisticio de esos que abundan en los debuts xeneizes en Copa, punto útil para Boca con la realidad actual. Habrá que ver el resto de los encuentros para ver si la variable estadística se cumple, esa que ante cada debut visitante donde el xeneize empata o pierde, termina jugando la final.

A regresar y reencontrarse futbolísticamente en Argentina, cuando juegue en casa contra el cuervo, último de la Superliga, que hoy empató también por Copa en Arequipa.

Hay que jugar!!!

Gilberto Salinas