[OPINIÓN] CHOCÓ EL FALCON SPRINT

FOTO MARCELO CARROLL

Boca cayó ante Atlético Tucumán por dos tantos contra uno en la Bombonera  por el pendiente de la fecha 15 y se despide de la pelea por la Superliga.  Gustavo Alfaro pifió feo en el planteo inicial del partido al realizar seis variantes de la nada y el equipo fue una sombra en la cancha.

El Falcon Sprint, tal como denominó el propio entrenador a su Boca 2019 ya tiene su primer choque. ¡Y qué choque! El equipo fue un espanto en varios pasajes del partido y cometió groseros errores conceptuales en defensa en ambos goles del Decano. Boca debía ganar para mantener sus chances intactas de pelear por el campeonato, ya que el domingo visita a Defensa, uno de los líderes. Pero otra vez, como nos tiene acostumbrado este plantel; en las difíciles no da la talla. Si no falla uno, falla otro, pero siempre el equipo termina saliendo derrotado o no gana cuando debe hacerlo para terminar de dar ese salto de calidad.

La herida que dejó River en España sigue abierta y Atlético Tucumán, un especialista en la materia, metió el bisturí a fondo sobre la herida y  volvió a producir el sangrado. La Bombonera por momentos fue un caldo de esperanza y por otros un canto al desencanto y a la desolación. Otro campeonato que se va por errores propios. Esos que son tan evitables como imperdonables.

Gustavo Alfaro realizó seis variantes respecto del equipo que había ganado en ese mismo escenario ante Lanús. Movió media defensa, un cuarto del medio y la delantera completa. Así es imposible que un equipo se afiance y gane confianza. No quiero suponer que jugadores profesionales de la talla de Mauro Zárate y Darío Benedetto no pueden jugar dos partidos consecutivos en una semana. Si es así, entonces el propio Alfaro y Nicolás Burdisso tienen ya que reunirse con el preparador físico del plantel.

Los dos goles del Deca como mencioné a principio de la nota fueron producto de graves errores conceptuales en defensa. En el primero entre Julio Buffarini y Esteban Andrada dudan en ver quién se adelanta al delantero tucumano. Éste último los duerme a ambos y asiste a Gervasio Núñez para que la empuje con el arco medio vacío.

El segundo es TODO del Cali Izquierdoz que está metido en un pozo futbolístico muy profundo. El ex América de México tuvo la pésima idea de salir jugando en defensa y a contra pierna. Le sacaron la pelota como a un nene de 5 años y luego Barbona se hizo un festín con Lisandro López y Andrada para decretar el 2-1 final.

Transitoriamente Ramón Ábila había marcado el empate para Boca. Pobrecito Wanchope cómo le cuesta bancar la pelota con los defensores encima, para colmo sus movimientos son en cámara lenta. Los compañeros tampoco lo ayudan, dejan que se inmole sólo con los defensores rivales.

Junior Alonso debe dar gracias a los dioses de todas las religiones por jugar en Boca. Realmente no se entiende cómo este muchacho paraguayo juega en la primera de Boca. Espantoso para defender y más aún para realizar cambios de frente o simplemente dar pases al pie del compañero.

Para tener en cuenta a futuro el caso Christian Pavón. El desinterés de este pibe por la camiseta de Boca es tan grande que indigna y enfurece a quienes amamos la azul y oro. En lo personal puedo llegar a tolerar y comprender que haya tenido un bajón post mundial de Rusia. Quizás bajoneado producto de su opaco desempeño y el de sus compañeros de selección.
Pero que no sepa dónde está parado y demuestre apatía en medio de un partido con la camiseta de Boca puesta, eso sí que no se puede perdonar,
No conforme con no saber cómo había salido el partido de Racing, rival directo en la lucha por el campeonato, ya fue un síntoma demasiado claro de que al ex Talleres poco le importa el presente de Boca en la Superliga.
Hoy Christian caminó la cancha, no puso la pata en pelotas donde con un poquito de ganas se podía recuperar la pelota y desperdició la chance de gol más clara con el que Boca pudo haberse puesto arriba en el marcador.
Ábila venía tocando pista por el medio y Pavón tardó un segundo que fue eterno y fatal para las aspiraciones de Wanchope de anotar lo que hubiera significado el 2-1 en favor de Boca.

Kichan, con respeto te lo digo. No sé si te van a llegar estas línea, pero por favor pedíte unas vacaciones y reflexiona. Si no queres jugar más en Boca comunícaselo al técnico. Andate a un Spa con tu novia o a una playa del caribe o de Brasil. Pero no juegues más en Boca con este ímpetu porque nos haces daño y te haces daño a vos mismo que esperas una oferta millonaria de Europa. Tú falta de compromiso y desinterés deshonran la gloriosa camiseta número 7 que tan bien supieron llevar el Manteca Martínez,  Alfredo Graciani y el mellizo Guillermo Barros Schelotto.

Boca dejó de pelear seriamente el campeonato y ahora debe aspirar a no perder la plaza a la Copa Libertadores. Quedan 18 puntos en juego y está a tres puntos de Huracán el primer equipo que por ahora clasifica a la Copa Sudamericana. Perder ese cupo sería un golpazo tremendo para este Falcon Sprint que armó Alfaro. Ojalá haya contratado un seguro contra todo riesgo.

Federico Pérez Rivero
@FedePR12