LA DEJO PASAR…

Boca igualó en Córdoba uno a uno con Belgrano y dejó escapar una gran chance para descontarle puntos a Racing que había caído horas antes en el Monumental. Alfaro pifió con los cambios y el árbitro Ariel Penel no cobró un claro penal por una mano gigante en el área pirata en la última jugada del partido.

Las noticias que llegaron desde la cancha de River eran las que esperaba el Xeneize. De ganar su partido quedaba a ocho puntos de la Academia y con un partido menos; aún debe su duelo con Atlético Tucumán.  Lamentablemente el equipo no supo cómo capitalizar la ventaja que había conseguido en la cabeza de Lisandro López, de gran partido; en el primer cuarto de hora de partido y que lo colocaba momentáneamente a Boca con serias chances de pelear el campeonato.  A pesar de tener una mayor posesión de pelota no logró ser efectivo en los contragolpes que se le fueron presentando y los cambios del entrenador terminaron por boicotear el parcial triunfo.

¿Era necesario el ingreso de Carlos Tévez? En treinta minutos del complemento el Apache ingresó por Benedetto cuando a Boca lo que le hacía falta en esos últimos quince minutos era contención en el medio. El pibe Capaldo o Bebelo Reynoso podrían haber sido una mejor alternativa para complementar en la marca y la tenencia de pelota al tándem Almendra-Marcone.

El cambio se realizó y el propio Tévez fue quien no tapó el disparo de Federico Lertora que estaba agazapado esperando un rebote que finalmente llegó tras un horror de Marcone que decidió despejar al medio. Minutos antes Wanchope reemplazó a Mauro, que no había tenido un buen primer tiempo, pero venía teniendo un rendimiento muy alto en las últimas semanas.

Llegó la última jugada del partido  y el árbitro Ariel Penel que estaba teniendo una noche sin problemas, arruinó su actuación no convalidando un clarísimo penal en favor de Boca. Ramón Ábila, de flojo encuentro; se preparaba para capturar con su cabeza el tiro libre de Pavón que había devuelto el travesaño y Guidara obstruyó con su brazo el encuentro de Wanchope con la pelota. Era penal y expulsión para el jugador del equipo cordobés, ya que era una situación manifiesta de gol.

Pero no podemos quedarnos sólo con esa última situación del juego. Boca no quiso o no supo cómo matar un partido que tenía casi en el bolsillo ante un equipo que se está yendo al descenso y la punta quedó muy lejos. Hoy Alfaro y sus jugadores la dejaron pasar. No sé cuándo volverá a tener el equipo una chance tan importante como la que dejó pasar esta noche. Ojalá sea pronto.

Federico Pérez Rivero
@FedePR12