CONOCÉ A GASTÓN ÁVILA, EL JOVEN REFUERZO DE BOCA

Nicolas Burdisso remarcó que siempre tuvo el deseo de que Leonardo Balerdi se quedara en el club, pero por pedido del jugador y su familia no tuvo otra opción que venderlo. Su venta obligó al manager de Boca a salir a buscar un reemplazo, y si bien llegaron Junior Alonso y Lisandro López, fue por uno más.
Este martes se sumó a los entrenamientos Gastón Ávila, último refuerzo de Boca. El juvenil de 17 años llegó sobre el final del libro de pases, proveniente de Rosario Central a cambio de 2 millones de dólares por el 60% del pase. Aún no hizo su debut en primera división por lo que lógicamente para la gran mayoría de los hinchas Xeneizes este jugador es una incógnita.

¿Quién es Gastón Ávila?
Es hermano de Ezequiel el Chimi Ávila, ex delantero de San Lorenzo. Es zurdo, juega de zaguero central, mide un 1.82 y se destaca por su técnica a la hora de salir jugando desde el fondo. El 2018 fue un gran año para él, integró el plantel de la Selección sub 20 en el torneo de L´Alcúdia, fue el defensor de Rosario Central con más goles en todas las divisiones inferiores de AFA y en la última fecha FIFA fue sparring de la Selección mayor.
Gastón Ávila está cumpliendo un sueño y lo demostró en sus primeras declaraciones en la presentación oficial que tuvo lugar en La Bombonera. “Yo veía en las redes sociales que Boca me quería, le pregunté a mi representante y me lo negaba. Después, de un día para el otro, me dijo que me tenía que hacer la revisión médica”, manifestó. “Es una locura tener a estos monstruos al lado mío”, agregó el pibe señalando al vestuario. “En Central hablé mucho con Mati Caruzzo. Me comentó del Mundo Boca, me dijo que esté tranquilo. Él lo conoce bien”, concluyó.

No es la primera vez que Boca realiza compras de este estilo. Lisandro Magallán es el mejor ejemplo, el actual jugador del Ajax llegó al Xeneize en el 2012 con tan solo 18 años. En aquel entonces Boca pagó 1.400.000 dólares por el 80% del jugador y tras 6 años y medio, algunos prestamos, 4 títulos y 82 partidos en el club, se vendió al fútbol holandés a cambio de 9 millones de euros. Por lo que el negocio fue bastante redondo.

Cristian Pavón es otro de los juveniles que llegaron a La Boca a terminar de moldearse. La idea con Ávila es la misma, que el jugador de el salto a primera con la camiseta azul y amarilla, le dé satisfacciones al equipo y posteriormente pueda ser traspasado al fútbol europeo. Por lo pronto ya se integró al plantel profesional y está a las órdenes de Gustavo Alfaro aguardando su debut.

Agustín Bertolotti @BertolottiAgus