JUGATE CONMIGO

Boca le ganó por dos tantos contra cero a Godoy Cruz con goles de Pipa Benedetto y Mauro Zárate y suma su segunda victoria consecutiva en el campeonato. Gustavo Alfaro sacó a Tévez a los 10 minutos del segundo tiempo por el ex Vélez y éste último volvió a resolverle el partido.

El título bien podría ser tomado como un homenaje al programa de Cris Morena; pero la realidad es que resume al máximo la decisión que tomó el entrenador de Boca en plena Bombonera.  En diez minutos del complemento, Lechuga se la jugó y decidió sacar de la cancha a Carlos Tévez, que volvió a tener un muy flojo partido.  En su reemplazo ingresó Mauro Zárate, que volvió a ser determinante para el resultado final del encuentro.
Alfaro hizo oídos sordos a las picantes declaraciones que había realizado el Apache entre semana donde dio a entender que Zárate había llegado al club para sacarle el puesto a él en el pasado mercado de pases.

El partido había comenzado con un Boca muy incisivo en tres cuartos de cancha y con un Marcone muy punzante en la distribución de la pelota.
Ya en doce minutos de partido Facundo Cobo se llevó puesto a Tévez y Silvio Trucco cobró de forma correcta penal en favor del Xeneize. Un minuto después el Pipa lo cambió por gol con un remate más violento que bien direccionado. A partir de ese momento el equipo local cayó en un pozo futbolístico que no volvió a retomar hasta los ingresos de Zárate y el pibe Almendra.

El Tomba inquietó por todos los sectores del campo y se hizo dueño de la posesión de la pelota. El resultado en favor de Boca se sostuvo mayormente por el orden táctico que le dio Iván Marcone al mediocampo y el excelente partido que realizó Julio Buffarini en defensa y en ataque. El ex San Pablo manejó los hilos de la defensa y cuando pasó al ataque lo hizo con prudencia y con mucha audacia.

en diez minutos del complemento, Lechuga se la jugó y decidió sacar de la cancha a Carlos Tévez, que volvió a tener un muy flojo partido.  En su reemplazo ingresó Mauro Zárate, que volvió a ser determinante para el resultado final del encuentro

Otro punto alto en el equipo fue el paraguayo Alonso. El cacique volvió a tener una buena producción individual.  Volvió a ganar siempre en el juego aéreo, y cuando tuvo que reventar la pelota, lo hizo sin sonrojarse. Hasta se animó a salir jugando desde el fondo.

Aceptable debut de Lisandro López en la zaga central, apagando varios incendios provocados por las imprecisiones a la hora de defender de Carlos Izquierdoz.

La Bombonera también jugó su partido. Durante toda la previa y el post partido los hinchas insultaron al presidente Daniel Angelici, se mostró indiferente con el capitán Tévez  y ovacionó hasta el cansancio al Pipa Benedetto.

Mauro tuvo 35 minutos y no los desaprovechó. Todo lo contrario, volvió a demostrar por qué  merece la titularidad y por qué se llevó todos los aplausos de la gente cuando ingresó  al campo de juego. El menor del Clan Zárate le dio más vértigo al ataque boquense y coronó la tarde colgándola en un ángulo con un tiro libre perfecto. Alfaro se la jugó por él y Zárate no lo defraudó. No sólo jugó para Alfaro y para Boca; también jugó para él mismo y  para aumentar la brecha de merecimientos respecto a quién debe ser el conductor de Boca por sobre Carlos Tévez.

Boca ya está en puestos de Copa Libertadores y espera agazapado un guiño del destino que lo acerque a la punta del campeonato. El próximo domingo tendrá una visita de riesgo cuando pise el Gigante del barrio Alberdi de Córdoba Capital para enfrentar a Belgrano que está al límite en la tabla de los promedios.

Fede Pérez Rivero
@FedePR12