El interior también existe y exige

Se reanuda la Superliga y Boca desde el domingo y hasta la última fecha de la misma disputará siete partidos en condición de visitante, seis de ellos en el interior del país.

De chico una de las máximas que me enseñaron es que para salir campeón del torneo local hay que sumar en el interior. Traerse puntos de ciudades como Rosario, Córdoba o Santa Fe siempre terminó siendo fundamental para las definiciones de los campeonatos. En esta segunda mitad de campeonato Boca, que aún debe dos partidos de la primera rueda y uno de esos ante San Martín en la provincia de San Juan; está a doce puntos del líder Racing y para achicar esa brecha de unidades está obligado a traerse los tres puntos para Buenos Aires en por lo menos cuatro de los seis encuentros que debe disputar fuera del área de Capital y GBA.

Los dos San Martín, uno en San Juan y otro en Tucumán; el siempre difícil Newell´s en el hostil Parque Independencia, Belgrano y su urgencia por sumar para salvar la categoría en el Gigante de Alberdi, el temible Unión de Leonardo Madelón en Santa Fe y para cerrar Aldosivi en Mar Del Plata. No hay dudas de que para éste Boca modelo 2019 parecen ser escenarios más complicados de los que a priori ya aparentan ser.

No es que quiera ser negativo, al contrario creo que es casi una obligación para este plantel renovado a medias empezar a formar los cimientos de una buena temporada con resultados resonantes en calidad de visitante. ¿Cuánto tiempo hace que Boca no se hace fuerte en el interior del país? Créanme que me es difícil encontrar resultados favorables en el pasado reciente; con mucho esfuerzo logro rescatar del 2017 una goleada por 4-0 en La Feliz ante un descendido Aldosvi y posteriormente un triunfo 2-0 ante Patronato en Paraná en la primera edición de la Superliga. Pero luego de eso fueron actuaciones muy flojas con derrotas en La Plata y tibios empates en Rafaela ante la Crema y derrotas ante Rosario Central en Arroyito. Y eso que sólo menciono actuaciones por torneo local. Por Copa Argentina, que se juega mayormente en el interior, Boca tuvo actuaciones muy flojas y con la eliminación como consecuencia.

Allá a lo lejos muy en el pasado quedó el Boca temible que hacía pata ancha en Jujuy, en Corrientes en ambos estadios rosarinos y en el viejo Chateau Carreras de Córdoba. Sin ir más lejos en el Parque Independencia rosarino; escenario que pisará este domingo desde las 21.30 horas; Boca no gana desde septiembre del 2011. Esa noche venció a la Lepra 1-0 con gol de Pablo Mouche por la tercera fecha del apertura de aquel año. Miren si no pasó tiempo.

Esperemos que a partir de este domingo ante el conjunto rojinegro; el Xeneize recupere la memoria y vuelva a ser el Boca federal que ganaba en todas las provincias y que era un dolor de cabeza tener que enfrentarlo.

Fede Pérez Rivero
@FedePR12