UN PROBLEMA CENTRAL

Boca concluyó con los trabajos de pretemporada y se llegó a una certeza muy clara. Boca necesita un central de jerarquía. Los amistosos disputados en la ciudad de Mar Del Plata ante Unión y Aldosivi dejaron muy expuestos a los centrales. De los tres que puso Gustavo Alfaro en cancha, ninguno demostró estar en condiciones de salir a la cancha el domingo próximo frente a Newell´s cuando se reanude la SuperLiga.

Tanto Carlos Izquierdoz, como Paolo Goltz están muy por debajo de su nivel. El cali parece haber quedado resentido del penoso papel que tuvo en las finales de la copa y no logra salir de ese pozo futbolístico y anímico. Por su parte Paolo, que había perdido el puesto el semestre pasado con el propio Izquierdoz, sigue demostrando por qué fue relegado del puesto. Muy mal en el retroceso y muchas dudas para salir al cruce de los delanteros rivales y despejar por arriba.

Lo más increíble de la historia es que Daniel Angelici y Nicolás Burdisso, trajeron un central paraguayo de excelentes referencias y fue un desastre en ambos partidos. Junior Alonso le agregó más dudas a la defensa de las que ya tenía. Ni de central, ni de lateral. En ninguna de esas funciones supo responderle a Alfaro. El zaguero paraguayo tuvo una carta de presentación tan pobre que en el seno del hincha y parte de muchos dirigentes piensan que la solución a éste problema es la llegada de otro marcador central. ¿Palomino? El Atalanta está muy firme en su pedido, pese a que le jugador pide a gritos ser vendido.

¿Habrá sido apresurada la venta de Balerdi al fútbol alemán? A las claras es obvio que si. Leo era un pibe con mucha personalidad y con sus características le hubiese dado frescura y un tanto de rebeldía a una defensa demasiado tibia. Pero para los dirigentes, las arcas económicas del club son más importantes que los resultados en el campo. Por eso la plata que está por ingresar por las ventas de Wilmar Barrios y Naithan Nandez no serán puestas en un jugador hecho a la medida de Boca, como lo es Walter Kanemman por el que el Gremio de Brasil pide más de 20 millones de dólares.

Tanto Carlos Izquierdoz, como Paolo Goltz están muy por debajo de su nivel. Junior Alonso le agregó más dudas a la defensa de las que ya tenía. ¿Habrá sido apresurada la venta de Balerdi al fútbol alemán?

Las actuaciones de los arqueros tampoco ayudan a los centrales. Tanto Esteban Andrada como Marcos Díaz, le sumaron dudas a toda la defensa con sus malas actuaciones. Andrada ante Unión salió muy mal en el primer gol y en el segundo dudó entre salir o no y se quedó a mitad de camino. Anoche el ex Huracán fue una máquina de dudas. Dudó en todas las acciones del juego, desde salir jugando o revolearla hasta cortar un centro o esperar debajo de los tres palos. Así no hay defensa que aguante tampoco.

Lo cierto es que Boca tiene un problema central. Lo tuvo en absolutamente todos los mercados de pase desde que el Tano es presidente y cuando se dieron cuenta de ello ya era tarde, tanto para él como el cuerpo técnico de turno. Esperemos que estas últimas semanas de enero sirvan para acelerar operaciones por un central de jerarquía y no obligar a Alfaro a buscar soluciones a las inferiores. Hacerlo sería un grosero error. El mundo Boca ya le demostró al Vasco Arruabarrena y al mellizo Guillermo que no espera ni concede experimentos ni transiciones. Ojalá que Alfaro se dé cuenta a tiempo.

Fede Pérez Rivero
@FedePR12