HABEMUS 10

Hace algunos días nos preguntábamos quién sería el nuevo dueño de la camiseta número 10 de Boca y a su vez qué rol tendrá Carlos Tevez en el equipo de Gustavo Alfaro. Finalmente será el Apache el que se ponga la camiseta de Román en este semestre y todo indica que no solo será un número en la espalda, sino que también ocupará el lugar de enganche dentro del campo de juego. El ex Juventus lo confirmó por medio de un video en la las redes sociales del club, “decidí volver a utilizar la camiseta 10 este año y la verdad que me siento feliz. Poder utilizar esta camiseta tan emblemática te da ese plus que yo necesito como jugador”.

Antes de empezar la pretemporada tanto el entrenador como el manager coincidían que había que ir en busca de un armador de juego tras la salida de Edwin Cardona, sin embargo con el correr de los días las pretensiones fueron cambiando y hasta el momento se han concentrado en buscar marcadores centrales y otros tipos de volantes. Si bien es cierto que esto recién empieza y que en cualquier momento puede aparecer un nombre, hoy en la cabeza del DT el que se ubica como enganche es Carlitos. Las declaraciones del entrenador lo delatan, en su presentación declaró que se tienen que apoyar en el ídolo y en las últimas horas dijo que no está apto para jugar como 9 y que necesita estar detrás de los delanteros y tener volantes por los costados. En el primer equipo que paró en la pretemporada se vio al jugador haciendo esa función, eligió un 4-2-3-1 y de esta manera Tevez se ubicó detrás de la única referencia de ataque, que en este caso fue Benedetto.

Esta será la tercera vez que el Apache use la 10, la primera de manera oficial fue en el Apertura 2002, aquel partido fue un empate sin goles frente a Nueva Chicago. En ese entonces jugaba de media punta, por cuestiones obvias de la edad tenía otra velocidad y otro juego que le permitían desempeñarse en esa posición teniendo un gran nivel. La segunda vez que se puso la 10 fue tras su vuelta del fútbol europeo en 2015, en esta etapa lo costó encontrar su lugar en la cancha, alternó posiciones, jugó de 9, media punta y también lo hizo libre. Hoy con 34 años ya no es más el pibe que se destacaba por su gambeta y velocidad, por eso tiene sentido que Alfaro lo piense como enganche.
“Se me hizo muy difícil para mí ir agarrando confianza en los últimos años, y eso es lo que me está faltando”, declaró el emblema de Boca que dice que le falta confianza, la cual el ex entrenador no le supo transmitir mientras que el actual parece estar pendiente día a día de que la vaya recuperando, y como dijo Carlitos darle la 10 es un plus.

Agustín Bertolotti @BertolottiAgus