ELLOS SE GANARON LA CONFIANZA

EFE/JuanJo Martín

Se cierra un 2018 cargado de tensión en Boca y pese a la obtención del bicampeonato, la herida que dejó la final perdida ante River sigue abierta. Pese a esto el nuevo cuerpo técnico y el hincha quizás sin darse cuenta aún, consiguieron la tan requerida columna vertebral.

Integrada por Esteban Andrada, Carlos Izquierdoz, Naithan Nandez y Darío Benedetto. No hay dudas que está será la base fundamental de Boca para afrontar el 2019.

A principios de julio el ex arquero de Lanús llegó para ser el dueño del arco y no defraudó. Actuaciones espectaculares en las primeras fechas del campeonato y vital en la seríe de octavos de final ante Libertad de Paraguay y en la ida por la llave de cuartos ante Cruzeiro; hasta que un terrible choque ante Dedé le produjo la fractura de la mandíbula y lo sacó de las canchas por dos largos meses. Volvió para la final de la copa ante River y pese a tener una buena actuación no pudo hacer nada en los tres goles del millonario.
En la zaga central el Cali alternó buenas y malas; pero nunca dejó de dar seguridad en el fondo. Dueño de un buen cabezazo, le dio al equipo mayor solidez en el juego aéreo. En su primer semestre ya marcó un gol; fue en la fecha 5 de la Superliga ante Argentinos Juniors.

En el medio, en el centro del equipo, está Nandez, el corazón de Boca. El uruguayo fiel a su estirpe charrúa le da garra y sacrificio al equipo. Naithan nunca desentonó y actuaciones extraordinarias y conmovedoras ante Palmeiras y River por Libertadores lo transformaron en un emblema del equipo. La gente no sólo pide a gritos que se quede en el club, sino que además exige que lleve la cinta de capitán a partir del próximo año.

Arriba, está el 9. Aquel que se banco 8 meses de parate por una rotura de ligamentos cruzados y volvió con el olfato de goleador que lo caracteriza y la pizca de CRACK que amoldó a su juego. Me refiero al Pipa Benedetto; vital para que el equipo de la Ribera alcance la final de la copa con 5 goles de tremenda calidad individual.

En éstos cuatro apellidos debe apuntalar Gustavo Alfaro para apuntar un equipo competitivo y ganador. No hay dudas que con Julio Buffarini en la banda derecha de la defensa o el medio, el colombiano Barrios como ladero de Nandez y Wanchope Abila, acompañando al Pipa en ataque; estará la clave para que Boca cure las heridas de este 2018 que se está yendo con triunfos resonantes e históricos el próximo año.

Federico Pérez Rivero
@FedePR12