SAN PEDRO TENIA OTROS PLANES

La primera super final entre Boca y River se suspendió debido a las fuertes lluvias que azotaron la Ciudad de Buenos Aires desde las 7 de la mañana. El reglamento de Conmebol sugiere que el encuentro debe disputarse 24 horas después, pero el alerta meteorológico se extiende hasta el lunes inclusive.

Tanto abrieron los paraguas los hinchas de ambos equipos, que San Pedro los escuchó y mandó un diluvio que no se veía en años. A la memoria se viene un situación similar muy parecida en un clásico disputado en 2010; cabe destacar que en esa oportunidad el partido empezó y se suspendió a los 10 minutos.

Lamentablemente la comunicación oficial de la postergación del partido se llegó a las 15.30 con mucha gente ya en la cancha o camino a la misma. Una vez más la gente que organiza la competencia más importante del continente se olvidó del hincha y omitió dar a conocer una noticia, que ya era un secreto a voces desde el mediodía. El hincha de Boca, pasional e incondicional como es, se expuso al diluvio y decidió llenar una Bombonera, literalmente pasada por agua.


A partir de éstos momentos comienza a jugarse otro partido; el de los intereses. Ambos equipos tienen argumentos lógicos y válidos para proponer una fecha para disputar el primero partido de ésta final única e irrepetible. River tiene tocado a Franco Armani y en el once inicial de ésta tarde Nacho Scocco y Leo Ponzio no estaban por lesiones musculares; lo mismo ocurrió con Pablo Pérez en Boca, que iba a ser infiltrado para jugar en la tarde de hoy.

Mañana a las 11 de la mañana Conmebol dará un comunicado para confirmar la fecha del partido. Empieza a rondar la sensación de que, éste fin de semana no habrá superclásico. Los hinchas ya habíamos organizado todo; San Pedro tenía otros planes.

Fede Pérez Rivero
@FedePR12