ARRANCAMOS EN DESVENTAJA

Boca y River ya están jugando la final de la Copa Libertadores. Sï, leyeron bien; el partido en las redes sociales y en los escritorios comenzó está mañana y pese a las garantías por el Estado Argentino para que ambos partidos sean con la concurrencia de los hinchas visitantes, desde los clubes pidieron que sólo haya público local. Ventaja para ellos que definen en Nuñez.

Todavía faltan siete días para que comience a disputarse la serie más importante de la historia del fútbol sudamericano y ya hay tensión. El ambiente está cada minuto más tenso. Estos partidos dejará secuelas en todos los sectores sociales del país. Todos opinan y disienten. La primera polémica se desató por la presencia o no de ambas parcialidades, tanto en la Bombonera como así también en el Monumental.

Al mediodía el propio presidente de la nación, Mauricio Macri, había asegurado que ambos encuentros serían con hinchas de ambos equipos. Pero hace un par de horas los máximos dirigentes de los clubes dijeron que no. Tanto Rodolfo D’Onofrio como Daniel Angélici manifestaron que no quieren abrir sus estadios para la hinchada rival. Sin darse cuenta o quizás consciente de su acto; el Tano perdió el primer asalto de este combate. El hincha de Boca no podrá ir al Monumental en la revancha; o sea el partido definitorio será sólo con hinchas de River. ¿Qué significa esto? Simple; ningún hincha de Boca podrá exaltarse o reclamar ante un fallo arbitral adverso y obviamente los jugadores no tendrán el aliento incondicional que necesitan para la batalla final.

Ningún hincha de Boca podrá exaltarse o reclamar ante un fallo arbitral adverso y obviamente los jugadores no tendrán el aliento incondicional que necesitan para la batalla final.

Del otro lado El hincha riverplateNse reclamará hasta los saque de arco si es necesario hacerlo.

Del otro lado El hincha riverplatense reclamará hasta los saque de arco si es necesario hacerlo. Parece ser que el camino de River y la CONMEBOL está allanado para perjudicar a Boca. Los medios, en su mayoría afines a River dan por sentado que a Boca lo van a beneficiar porque CONMEBOL firmó un contrato con la línea aérea que patrocina a Boca. Pero olvidan que el sistema de cámaras del VAR es manejado por la empresa Torneos que posee los derechos de transmisión de la CONMEBOL cuyo CEO: Ignacio Galarza es hincha y socio de River.

Faltan exactamente siete días para la primera final, pero Angelici ya empezó perdiendo. Esperemos que no sea tarde el próximo 24 de noviembre. Reaccionen, nos jugamos mucho más que una final de Copa Libertadores.
Fede Pérez Rivero
@FedePR12