LLEGAMOS

Boca jugó un gran partido en San Pablo ante Palmeiras, igualó dos a dos y jugará la final de la Copa Libertadores ante River. Será la madre de todas las batallas y todo, pero todo puede pasar. Aguanta corazón, aguanta porque realmente vamos a vivir emociones muy fuertes en noviembre.

El equipo de Gustavo, porque Guillermo estaba suspendido; se plantó en el Allianz Parque y terminó de sellar el pasaje a la final con una actuación bien copera. Pese a que en un tramo del partido pasó del 1-0 a favor al 1-2 en contra, nunca estuvo en riesgo la clasificación. El equipo batalló y ganó todas las divididas en la mitad de cancha y en gran parte fue quien impuso el ritmo al que debía jugarse el encuentro.

Cabe destacar que en diez minutos de partido el VAR hizo su aparición para impartir justicia y anular un gol en clara posición adelantada del jugador Bruno Henríque.

Soberbia actuación la dé Ramón Ábila en los primeros cuarenta y cinco minutos. Wanchope hizo todo lo que está bien; aguanto todas las pelotas de arriba, provocó faltas, y además convirtió el gol con el cuál se abrió el partido y casi sentenció la serie a los 17’ minutos del primer tiempo, tras un gran pase de Seba Villa.

Otros puntos altos fueron Nandez en el medio siendo una fiera con y sin pelota;, Carlos Izquierdoz en defensa sacó todo, de arriba y de abajo. En el arco Agustín Rossi dio seguridad pese a los dos goles que recibió.

Preocupante el nivel de los dos marcadores de punta, en especial lo mostrado por Jara. El Correntino está presentando una pronunciada merma en su nivel. Hoy la pasó muy mal con los pelotazos cruzados a sus espaldas.
Tremenda la marca de Boca en los mata-mata frente a equipos brasileros. El Xeneize de diesciocho series ganó quince, perdiendo sólo en tres oportunidades.

Llegó la hora de dar vuelta la página y afrontar con unidad y plena confianza lo que será la final más esperada por el planeta futbol. Éstos jugadores que visiten con orgullo el lingote de oro en el pecho saben que cuentan con nuestro apoyo incondicional y de ellos mismos depende quedar en la historia grande del club. Que así sea.
Fede Pérez Rivero
@FedePR12