UN BOSQUE OSCURO

Sin alternativas, sin atenuantes, y sin posibilidades, el once suplente de Guillermo volvió a perder frente al Lobo Platense, ahora 2-1 y por Superliga. Gimnasia enfocado en Copa Argentina, salió a lo suyo, estudió al rival y ganó, Boca con excusa similar demostró que no lee sus apuntes y deja puntos en el camino.

Sol y viento a favor en el arranque en el bosque de La Plata. La alternativa de los mellizos para mantener ritmo de cara a quién se gana el boleto a brasil para la vuelta de semifinal de copa, presentó a Buffarini presionando en su costado, a Tevez que lucía extraviado y a Cardona nuevamente desperdiciado hacia un costado. El Lobo platense comenzó con presión muy alta evitando los traslados hacia el centro, anulando tránsito y búsqueda de juego hacia Gago o Reynoso, Melluso, Faravelli y Bonifacio en el centro del campo en bloque con Gómez, resguardados por Oreja y Coronel en indicaciones claras para que, en el peor de los casos, el choque fuese inminente para recuperar. Justo luego de percibir esto, Reynoso falla dos entregas seguidas y en la contra, Gimnasia logró dejar a Tijanovich mano a mano con Rossi, logrando un oportuno achique el arquero xeneize. Boca muy pasivo e inconexo, perdía consecutivamente ante la presión, contra rápida y, en posición de 10, Faravelli reventó a los 10 min para poner adelante al lobo en su cancha.

Gimnasia haciendo honor a su nombre, en condiciones y movimiento, seguían marcando y pisando fuerte, mientras que los del Mellizo seguían preguntándose qué estaban haciendo allí… inexplicable pensar en otra cancha y faltándole el respeto al compromiso con los colores en este partido. …y en teoría, Gimnasia está más pendiente de Copa Argentina… cuestión de actitud.

En medio de esta muestra de alma de los locales, la pierna fuerte no faltó con permisividad, una de ellas fue un guadañazo de Rinaudo a Reynoso donde apenas se amonestó siendo ésta una acción clara de expulsión directa. Sufriendo y tambaleando vinieron 5 córners seguidos y en todos Boca marcaba mal, la ineficacia del local mantenía sin sobresaltos el marcador, en cambio, cada contra xeneize seguía sin aparecer con certeza hasta el min 25, casi 20 toques seguidos sin profundidad para terminar en un disparo timorato de larga distancia de Reynoso.

Flojo partido de Carlos Tevez.

Tuvimos que esperar hasta el min 28 para un cabezazo de Balerdi muy cerca del bajante izquierdo de Arias, tras un corner logrado por la jugada ofensiva más fluída de Boca, con Cardona en posición de enganche y los laterales subiendo por los costados. El fastidio y nulidad de varios jugadores parte por inadecuada ubicación en cancha, la terquedad de enamorarse de un esquema en lugar de aprovechar lo mejor que aporta cada jugador con sus condiciones…y esto también es toda de Barros Schellotto.

Tevez, desaparecido, terminó logrando una con peligro tras un remate de derecha a los 32min tras largo pase de Buffarini, derechazo a quemarropa sostenido por Arias. El partido que seguía estancado en el medio sector, tuvo una sola en la que el xeneize cambió todas las posiciones de centro a ataque: Gago como stopper en medio de los centrales, Reynoso sosteniendo con Almendra, Tevez arrastró marca a la derecha, Buffa de wing derecho, Cardona de centro a izquierda para abrir el centro del ataque y la recepción de un pase largo de Goltz para…Espinoza, si, Espinoza, ése qu desde que llegó al xeneize se ha ganado muy pocas chances por su gris desempeño, terminó cuerpeando como un 9 de área para ganar la posición ante Guiffrey, se acomoda y remata cruzado de derecha inflándole la red a Arias para empatar un partido chivísimo. Tras la celebración, Goltz se salva de ser expulsado por una jugada temeraria pero sin intención sobre Gómez, en un evidente retroceso sin balance para defender. Guillermo y Gustavo incrédulos y preguntándose qué indicar, Troglio enojadísimo, síntoma de un partido que tenía mentalidades inesperadas luego de las charlas técnicas.

De arranque en 5 min del complemento, los locales se van arriba aprovechando la siesta de la defensa bostera, Goltz pierde total referencia de Maximiliano Comba, que debuta en la red marcando para el lobo platense. Boca cada vez que duerme y regala metros es herido, por el equipo que sea, y con la alineación que tenga en cancha. Esquema y actitudes que preocupan, ya sea por cuestiones del CT o por los que entran como alternativa.

El primer cambio llega a los 18min, Wanchope Ábila para jugar en el área y reorganizar a los que están en cancha, sale Reynoso de pálido rendimiento otra vez. Se reeditaba el tándem Espinoza y Wancho que jugaron juntos en Huracán, pero sin ningún tipo de gravitación, Tevez echado atrás en posición de enlace, aún sin recibir, buscando poco y trasladando menos, se hace cargo Gago avanzando pero dejando vacía la contención nuevamente, desorden general de ambos equipos dado que cada contra eran arremetidas con rechazos extremos o pérdidas de balón,… un trámite feo la mitad del complemento, sin claridad y sin enfoque, tiros libres mal ejecutados frente a los de Troglio cuya intensidad se les fue luego del gol de Comba.
Gago, ante 3 gritos del banco, y la apatía general de Boca, decidió cuerpear y pierde, de contra Rinaudo llega sin enemigos para rematar a placer, a mansalva, pero el cuchillo no cortaba. Tras esto llegó una salida rápida xeneize que cerraba a trompicones cerca del area rival, un mal despeje de Bonifacio cede un remate a Almendra, lo que es llamativo que absolutamente ningún jugador de la ofensiva de Boca queda bien posicionado para remate o segunda jugada.
En la recta final se jugaba horrible en general, pero los hinchas locales celebraban el no perder frente al Bicampeón de la superliga, se iban los minutos y a muchos de los que somos febriles pero coherentes, se nos iban las ganas de seguir viendo este desempeño.

El plantel deslució en líneas generales, salvo Rossi, Buffarini de rendimiento parejo (salvo el 2do gol), Cardona cuando lograba pases y Balerdi, el resto fue un flojo suplicio, segunda derrota seguida frente al Lobo, y sin aprender lecciones.

Hay que jugar!

GILBERTO SALINAS