TAMBIEN PELEO ACA

Fotobaires

Boca igualó 2-2 con Racing en el Cilindro de Avellaneda en los últimos diez minutos de un partido muy caliente, con varias polémicas y discusiones. El equipo jugó muy mal durante el primer tiempo, pero se sobrepuso y se mantiene expectante a seis unidades de la punta del campeonato
El Xeneize reaccionó a tiempo y rescató un punto en una visita muy arriesgada, como era la casa del líder del campeonato. Pese a no jugar bien volvió a apelar al amor propio al igual que el pasado jueves en Mineirao. Parece ser que estos jugadores le tomaron el gustito a las epopeyas y volvieron a dar la talla cuando la pelota quemaba los pies y el reloj se volvía a frotar las manos.
Polémico arbitraje de Darío Herrera, que se comió una clara posición adelantada de Licha López en el primer gol de la Academia y dejó en cancha a Lisandro Magallan que agredió sin pelota a un jugador local.
Durante los primeros 45 minutos Boca tuvo un nivel muy pobre, el uno a cero parecía ser demasiado premio para Boca que prácticamente no pateó al arco. Racing manejó los hilos del partido pero no logró liquidar el marcador en esa primera etapa.
En el complemento, los primeros quince minutos fue Boca quien tomó la posta del encuentro y arremetió por todos lados a Racing, pero no logró igualar. Promediando el complemento tras un grosero error de Fernando Gago que entregó mal una pelota en el medio con el equipo saliendo y permitió que Racing contragolpeara con una serie de paredes y le permita a Lisandro marcar el segundo tanto parcial. De ahí en más el partido mutó radicalmente; Ricardo Centurión entró para tirar chiches y lograr la expulsión de algún jugador de Boca y pese a que se comió alguna que otra patada y logró robar un par de amarillas ningún jugador boquense fue expulsado. En ese lapso de descontrol; Agustín Rossi mantuvo en partido a Boca sacándole con los pies el tercer tanto a Bou. Fue la última llegada clara de Racing al arco de Boca.

Parece ser que estos jugadores le tomaron el gustito a las epopeyas y volvieron a dar la talla cuando la pelota quemaba los pies y el reloj se volvía a frotar las manos

Desde los 38 y hasta el final del encuentro el Xeneize se lo llevó por delante a Racing y en una ráfaga de siete minutos pasó del 0-2 al 2-2. Para dicha remontada fue vital el ingreso del colombiano Villa que está en un nivel superlativo y de Mauro Zárate que le dio frescura al ataque cuando se juntó con Tévez en tres cuartos de cancha.
Mención aparte para Ramón Ábila. Wanchope descontó en un momento caliente y alcanzó su duodécimo gol en veinticinco presentaciones. Casi medio gol por partido un promedio altísimo para éstos tiempos. Digno de un delantero de Boca.
El próximo encuentro del equipo de Guillermo Barros Schelotto será el próximo 21 de octubre ante Rosario Central, 72 horas después recibirá a Palmeiras por la ida de las semifinales de la Libertadores. Seguramente el Mellizo pondrá un equipo similar al que puso hoy en el Cilindro para enfrentar al equipo rosarino para seguir achicando la brecha de seis puntos que lo separan de la cima.
Fede Pérez Rivero
@FedePR12