TE VEZ SIN CARACTER

(Nicolás Stulberg)

Otro duelo gris para el xeneize. Examen repetido de aquel partido de supercopa y lo reprobó Boca igual. El Apache ausente, un once inconexo, Vigliano mostró errores descomunales. Toda la calma y la resolución fue de los de enfrente.
Todo mal en Boca.

Como dice el cantito, más allá de toda explicación!… estos son días aparte, partidos aparte, y emociones verdaderamente incontrolables.
Una previa en donde todos, sin excepción, TODOS, se regodearon hablando de carácter y de esto y aquello, hablando de todo menos de futbol… a quienes somos colegas periodistas y futboleros se nos hace cada vez más difícil e insoportable cuando todo el entorno pasa a ser chimento y bravuconería recontra distante a la historia que cuenta la pelotita rodando.
De arranque veíamos que apostar por Rossi no sería tan influyente como el caso de Almendra, y así fue, Boca completamente inefectivo, sin circuitos, sin manejo, totalmente aislado, y en marca Wilmar hoy disperso y sin aliados, todo desemboca en el primer blooper, mal despeje, balón vendido en el área y vuelve el pity martínez a sacarse un gol de otro partido, la última derrota en la bombonera arrancó con una volea de él mismo. Rossi no tuvo culpa de nada. De ahi en más, el partido sería un manual de la tozudez de no querer manejar la pelota y llegar a pelotazo al área rival, esto le facilitaba las cosas a los de Gallardo, que se decantaron por contestar luego de haber capitalizado la primera importante que tuvieron. Las nuestras fueron dos disparos del Pipa Benedetto que encontraron a Armani bien ubicado y sin asedio xeneize, sin volumen de ataque, y con mucha necesidad de lógica, se sentía irrespetado en cancha, los veíamos incómodos y eso se complementaba con trabas temerarias sancionadas con desatino por Vigliano en uno de sus días característicos.
Ellos perdieron al pity rápido por lesión, entra Quintero sin cambiar el dibujito en cancha, nosotros perdimos a Jara y se rearmó un garabato, Nández de lateral, Cardona al medio a conducir, y esperando yn revival de temperamento hacia Wilmar y que el pibe Almendra dejase de jugar a otra cosa.

Segundo tiempo que arrancó con actitud y ganas de ir al frente, pero sin lógica de juego, sin arresto moral a raíz de tres errores garrafales de Vigliano tragándose 3 penales favorables al xeneize y la impotencia fue la amarga compañera de la noche. Gallardo manda a la cancha a Scocco por Pratto, Guillermo pone a Zárate para sustituír a Tévez, gris, anodino, sin peso, sin influencia.
Pasando el trámite Boca se quedaba sin minutos y continuaba sin argumentos, cuando cerca del min 30 del complemento le generan espacios al rival y en una segunda llegada, en un segundo disparo al arco, Scocco logra el segundo gol gallina. Una copia al carbón del partido de la supercopa argentina… Guillermo parece no aprender nada de los resbalones, la necedad sigue siendo muy amiga de la falta de autocrítica… Le otrogaron todas las fichas para arriesgar a riBer, la lucidez, la carga anímica, … en fin, sentimos que se le faltó el respeto a La Bombonera saliendo a jugar un partido con semejante muestra de desorientación y falta de temperamento.
Termina saliendo Benedetto y entra Villa, …casi al final un cabezazo de Izquierdoz al travesaño, otra atajada de Armani salvando lo que le corresponde y poco más, el plantel no daba dos pases con claridad y seguían apostando por correr a falta de pocos minutos y con necesidad de meter dos goles… que nunca llegaron.

Discusiones y puteadas de nuestros jugadores, discusiones y puteadas de los hinchas que se retiraban de cancha vs los que se quedaban a alentar…. condimentos para el diario del lunes, más allá de que la tropa de Gallardo resolvió con limpieza y sobriedad.

En un partido donde debía haber entrega, le entregamos el partido al rival. Hoy no fue.

Se vendrá el jueves entrante Copa Argentina y luego la revancha de copa frente a Cruzeiro en Belo Horizonte.

Hay que jugar!
GILBERTO SALINAS