Le cortó la racha y le pinchó el orgullo

Boca jugó muy mal y perdió dos a cero ante un Estudiantes lleno de pibes que le propuso un juego friccionado y le cortó todos los circuitos de juego. El Xeneize abandona la punta luego de 617 días.

Guillermo Barros Schelotto erró de entrada el planteo. Apostó a  Mauro Zárate jugando como falso nueve y dejó en el banco a Ramón Ábila, un centro delantero de área y que estaba en racha, no sólo con la camiseta de Boca, sino también ante el Pincha, ya que jugando para Huracán, el delantero cordobés le había anotado en cinco oportunidades.  El segundo yerro táctico se dio cuando relegó del once inicial a Paolo Goltz y apostó por Carlos Izquierdos, que  había jugado todo el partido amistoso frente a Barcelona con un gran desgaste por cierto; y hoy debió abandonar el campo de juego a los dos minutos de partido por una sobrecarga muscular; aunque se cree que puede ser un desgarro.

La de hoy es la primera derrota del semestre por los puntos; pero no es la primera del año ni tampoco es la primera vez que Boca juega tan mal un encuentro clave. Si por algo Boca se hizo inalcanzable en la temporada anterior fue por el colchón de puntos que había hecho en la primera mitad del certamen y con la derrota de hoy, el equipo de los mellizos comenzó a regalar puntos en la carrera hacia el tricampeonato.

Como remarqué en las primeras líneas el Pincha le propuso un juego friccionado y durante los 95 minutos que se jugó el partido no se salió de libreto. Ésta no es la primera vez que a Boca le proponen juegos desde lo emocional, Rosario Central en las últimas dos ediciones de Copa Argentina y en el partido por Superliga jugado en Arroyito también lo hizo y le ganó los tres encuentros, más atrás en el tiempo lo hicieron Racing en la Bombonera y River por las Copas Sudamericana y Libertadores. No hay dudas de que el Xeneize no logra encontrar la fórmula para repeler tanto ímpetu por parte de su adversario cuando éstos le proponen partidos de éste calibre. Del otro lado el León le propuso el mismo partido a Gremio en la ida de los octavos de final de la Libertadores y también le derrotó.

En lo individual pocos se pueden destacar, quizás Wilmar Barrios es el único que zafa del once que arrancaron el partido. En el arco Estaban Andrada venía teniendo una actuación correcta, pero en el segundo gol puso mal las manos y la pelota se le escurrió por entre los dedos.

El próximo partido de Boca, será nuevamente en condición de visitante. Ésta vez deberá visitar a Huracán en el palacio Tomás Ducó el próximo domingo desde las 20 horas, y con la revancha ante Libertad por la Libertadores a la vuelta de la esquina   seguramente el cuerpo técnico comenzará a pensar en una rotación de nombres. Veremos si esa rotación alcanza para poder pelear en ambos frentes. Hoy la rotación y el cambio de sistemas no dio frutos, el equipo fue una sombra y de seguir así,  el sueño del tricampeonato está  muy lejos de concretarse.

Federico Pérez Rivero
@FedePR12